Presión de grupo. Aprender a decir “no”

TALLER: PRESIÓN DE GRUPO. APRENDER A DECIR “NO”

Duración: 2 horas

Participantes: jóvenes entre 12 y 18 años

Descripción del taller

Experimento de Asch

En esta primera parte, se trata de replicar un experimento de conformidad, realizado por Asch en 1951, con el objetivo de que vean ellos mismos cómo todos en algún momento podemos sentirnos presionados por el grupo. Este experimento debe realizarse con no más de 7 participantes, por lo que el resto de sujetos actuarán como observadores. De ese grupo de 7 participantes, se ha de seleccionar a uno que no debe escuchar las instrucciones que se darán a los demás. A los demás, se les explicará que se hará una prueba visual y que deben responder todos lo mismo, para ver si su compañero cede ante la presión de grupo.

Desarrollo del experimento

Se indicará en primer lugar que se va a realizar un juego visual. Primero se presentan tres barras de diferentes tamaños (A, B y C), y a continuación se van presentando otra barra de modelo (X), y ellos deben decir si corresponde a la barra A, la B o la C. Las dos primeras veces, todos los participantes deben contestar de forma correcta, pero a la tercera y cuarta, todos estarán compinchados (salvo el participante que no sabe nada) para dar una respuesta errónea. En éste enlace puedes descargar la presentación de power point que se utiliza con las correspondientes instrucciones.

Al terminar, se debe explicar que es un experimento de conformidad que se realizó en los años 50, y en ese experimento vieron que un 36% de las personas cedían ante la presión de grupo, dando una respuesta errónea a pesar de que ellos sabían que estaba mal. Además, aunque el resto de sujetos no cedían dando la respuesta errónea, todos se sentían incómodos ante la situación de discrepar frente a un grupo. El siguiente video lo ilustra:

Además, se harán las siguientes preguntas a la persona que no estaba compinchada: ¿Cómo te has sentido? ¿Qué has pensado? ¿Por qué has cedido/no cedido a la presión de grupo?

Conceptos

En esta parte, se hablará sobre diferentes conceptos claves: la presión de grupo y los diferentes estilos de respuesta. A continuación dejamos la información básica, aunque debe presentarse a modo de debate. Se comienza lanzando la siguiente pregunta:

¿Qué es la presión de grupo? Ejemplos

Muchas veces, para no sentirnos solos o como “bichos raros”, las personas nos adaptamos a lo que quiere hacer el grupo de amigos con los que estamos, aunque personalmente nos apetezca hacer otra cosa. ¿A alguien le ha pasado esto?

En principio, ceder en algunas cosas tampoco tiene nada de malo, pero hay que tener en cuenta que el mantenerte firme en tus decisiones es sinónimo de personalidad fuerte. Si por ejemplo, un joven decide que no quiere beber, no tiene porqué hacerlo en toda la noche aún cuando sus amigos estén bebiendo, no quiere decir que él también tenga que hacerlo. Ese tipo de decisiones son personales, no grupales, como lo sería decidir a qué lugar ir. Es cierto que, en muchas ocasiones es difícil contrarrestar esa presión de grupo.

¿Cómo podemos contrarrestar la presión de grupo?

Aprendiendo a decir que no

Ante un conflicto, hay tres estilos básicos de respuesta. Las personas pueden reaccionar de una forma pasiva, de una forma agresiva, o de una forma asertiva. ¿Qué significa todo esto? Veámoslo con un ejemplo:

Se está haciendo botellón con los amigos, pero a uno no le apetece beber ese día. Sus amigos se ponen pesados y le insisten en que se eche una copa.

  • Respuesta pasiva: cede a la presión de grupo y termina tomándose la copa.
  • Respuesta agresiva: se enfada con sus amigos, les grita que le dejen ya en paz y se va.
  • Respuesta asertiva: les da las gracias por ofrecérsela y les dice que no le apetece beber en ese momento.

¿Qué estilo de respuesta creeis que es el más efectivo? ¿Por qué?

No obstante, esto no quiere decir que las personas siempre tengan el mismo estilo de respuesta ante las diferentes situaciones, sino que a veces, una misma persona se puede comportar de una forma agresiva, y otras de una forma pasiva o asertiva. Es un contínuo en el cual nos movemos, estando la pasividad en un extremo, la agresvidad en otro y la asertividad en el centro.

Actividad: Rol-playing

Los participantes, en grupos, deberán representar una escena (relacionada con el consumo de alcohol) en la que se de una situación de presión de grupo. Debe aprecer representada una persona con un estilo de respuesta pasivo, otra con un estilo de respuesta agresivo y otro con un estilo de respuesta asertivo. Después de la representación, los compañeros deberán decir quién representaba cada estilo. Además, se abrirá un espacio para la reflexión y discusión de lo que se ha visto.